Leer y escribir en la ESO. Algunas ideas

Compartiré en este post algunas de las estrategias que he seguido en clase tanto encomo 3º ESO de cara a provocar las ganas de leer entre mi alumnado, así como la necesidad de plasmar en la escritura algo sobre eso que han elegido leer. Soy consciente de que dichas estrategias son conocidas por muchísimos compañeros de profesión, así que no son nada originales, pero siguen resultando eficaces a la hora de conseguir lo que todos deseamos: que nuestros adolescentes lean y escriban.

En esta ocasión me centraré en los libros que de forma individual y libre elige cada alumna y alumno a lo largo del curso. La forma de trabajar las lecturas que acordamos desde el departamento didáctico para cada nivel es otra historia.

Tras mostrarles diversas fuentes en las que les explico cómo pueden buscar temáticas que les gusten y que se adecúen a su edad e intereses, me centro en enseñarles el funcionamiento de los buscadores de la web de la Biblioteca Regional de Murcia, tanto la vertiente de préstamo en papel, como la eBiblio de préstamo digital, así como de otra página fantástica como es la de Canal Lector (en la parte superior de esta web se pueden filtrar cuestiones tan claves en su elección de libros como edad, soporte, temática o género). Además, tenemos la suerte de tener una biblioteca en nuestro instituto que es estupenda, muy bien nutrida de fondos interesantes entre los que se encuentra toda una colección importante de cómics, por ejemplo.

Cuando han decidido qué libro leer, completan un cuestionario de Google que les preparo en el que les pregunto por diversas cuestiones como que rellenen la ficha bibliográfica; por qué han escogido ese libro o cómo les ha ido la lectura (les ofrezco respuestas múltiples pero cerradas). La segunda parte de este formulario está dedicada a la escritura y aquí es donde eligen de qué forma van a mostrar las impresiones sobre su libro seleccionado. Eligen el soporte en el que quieren presentar su texto (digital, infografía, podcast, Google Doc, presentación, póster, en papel, en cartulina etc) el cual debe tener de 300 a 400 palabras como máximo.

Aquí una imagen que recoge las diferentes opciones que les doy:

Analizar después los resultados que me ofrece de manera automática este formulario me resulta siempre muy interesante, pues se va configurando en cada grupo el perfil lector de cada clase así como de cada alumno de forma individual. También me ayuda a proponerles yo misma determinados itinerarios lectores sin temor a equivocarme mucho, pues ya me han ido dando muchas pistas de lo que les resulta atractivo.

A continuación, algunas de las tareas de las birlochas:

Hasta el próximo post 🙂