11.- ¿Quién es nuestro cronista en Versalles y París?

¿Os suenan muchas de las cosas que aparecen en este tráiler de la peli preferida de Nerea, nuestra compi de clase? La película en cuestión se llama María Antonieta y fue dirigida por Sofía Coppola en el 2006.

Otro de nuestros compañeros se ha convertido en un cronista de los acontecimientos que ocurrieron en la Francia de finales del XVIII. Tras lo apuntado en clase más los vídeos que hemos ido comentado esta semana, se ha metido en la corte versallesca y en las calles de París y nos ha regalado este texto:

«A la edad de veinte años y después del fallecimiento de su abuelo, Luis XVI es proclamado rey de Francia. Debido a su juventud e inexperiencia, aun habiendo sido preparado y educado para su nuevo cargo, se siente en una situación perdida, sin saber qué tiene que hacer y así lo hace constar.

 Su nueva vida comienza en los aposentos reales de Versalles, a tan solo diecinueve kilómetros de París, y aunque su acogida es bien recibida, se comienza a producir una nueva era, era de nuevas ideas, una era de Ilustración, en la que la ciudad es invadida por nuevos conocimientos, los cuales  abren nuevas posibilidades a un movimiento en el que se enseña a desconfiar de la autoridad, a no fiarse de nada ni de nadie. La razón y la ciencia cuestionan la tradición. La innovación y la nueva literatura hacen que Paris sea el nuevo centro filosófico del mundo, es la llamada Era de la Ilustración, dividida en tres estamentos, la riqueza de la Nobleza, Clero y como era de esperar, la pobreza de los campesinos.

       Retomando la vida del nuevo rey de Francia y sin ser consciente de ello, Luis XVI se tropieza con  una de las futuras promesas del país, y el que sería años después el culpable de su muerte. Le relata un monólogo en latín, apenas era un adolescente, poca atención le prestó entonces al que sería su verdugo, Maximilien Robespierre.

       Casado con una bella archiduquesa austriaca, llamada María Antonieta, con la cual después de siete años de casados, no habría tenido descendencia. Las malas lenguas comienzan a apodar al rey, “Luis el Cerrajero”, dado su desinterés por el sexo, lo que no sabían dichas lenguas era el problema que existía en el aparato reproductor del monarca, la tan temida fimosis, la cual fue corregida años después tras una intervención quirúrgica.

Fuente de la imagen: Anyaka

Así como el rey fue apodado, su fina damisela no fue menos, ya que pasaron a denominarla “Madame Déficit”, apodo que se ganó a pulso por el estilo de vida que desarrollaba, llegando a despilfarrar grandes sumas de dinero en una ridícula moda, de la que todos criticaban a espaldas suyas, modas verdaderamente extravagantes, y mientras que el país estaba  sumergido en una gran crisis, ella seguía gastando el dinero en joyas, apuestas, obras de teatro y otros tantos lujos ostentosos como si nada.

Se me pide un ejemplo relacionado con el estilo de vida de María Antonieta, no se me ocurre otro que no sea la alarma social que se produjo, al saberse que la real cadera de nuestra majestad Don Juan Carlos I, se rompió en una cacería de elefantes estando el país como está. Pero no queriendo desviar la atención a los menesteres de nuestro “queridísimo” rey y volviendo al tren de vida que sustentaba la reina en funciones, sumado a las gravísimas consecuencias que tuvo el rey al financiar parte de la Guerra de la Independencia de EEUU, sustentando a soldados franceses durante un año, fue el detonante para que Francia fuera llevada a la bancarrota.

         Déjenme decirles señores, que tras haber obtenido información y habiéndome metido tanto en el papel de esta época, me hubiera encantado vivirla por un día siendo Luis XVI, siempre después de su operación claro está, simplemente para saber qué es tener absoluto poder y  saborear cada lujo en el que se envolvían.»

¿Habéis reconocido quién ha escrito esta crónica? ¿De quién se trata? Por su estilo lo conoceréis 😉

Fuente  de la imagen: Artamir